Junto a la Patria Grande

Cuarto día de la Novena

«San Cayetano ayudanos a caminar por el sendero de la unidad»


Saludo Inicial:

El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de todos nosotros. El Señor nos bendiga.

Hoy rezamos por la Patria Grande.

Pedido de perdón

– Vos, que venís a visitar a tu pueblo con la par Señor tené piedad.
– Vos, que venís a salvar a nuestros pueblos: Cristo tené piedad.
– Vos, que venís a unimos como hermanos: Señor tené piedad.

Reflexión:

En un santuario, no importa quién sea dueño de casa, el encuentro con la Virgen siempre se lleva el primer saludo, el primer pedido, y recibimos a cambio la primera gracia.

Mirar a la Virgen es saberse mirados y bendecidos. Su ojos de Madre nos abre el corazón y nos invita a entrar en presencia de Dios, nos abraza, nos hermana y nos invita a peregrinar. De manera especial a nuestro bendito pueblo latinoamericano. Para caminar como pueblo, necesitamos una bandera. Tras ella nos agrupamos, nos identificamos, nos sabemos unidos detrás de nuestra compañera de ruta. Es símbolo de unidad, de fraternidad, que señala la meta y anima en la marcha. La Virgen, con sus diversos nombres y distintos vestidos es quien está caminando junto a los pueblos que necesitan justicia y paz y que buscan un lugar para plantar su bandera y allí establecerse para ejercer el sagrado derecho a trabajar, cuidar a sus hijos, vivir en familia. María, Madre de todos los pueblos, conoce bien el dolor que supone dejar la tierra de origen, la familia, los amigos y sabe de la importancia de mantener las tradiciones.

Por eso hoy, nuestro compromiso es, con María y San Cayetano, ampliar la mirada para construir la patria grande, abriendo nuestros corazones en un abrazo enorme donde podamos entrar todos, cobijados y protegidos, con nuestros anhelos y esperanzas.

Lecturas:

Lev. 19, 33-34; Salmo 85, 9-14; Lc. 1,46-55

Intenciones

  • Señor, mi Dios, te pido por la paz en el mundo entero, por la Argentina, por la unión entre hermanos. Paz, pan, trabajo y salud.
  • San Cayetano, intercede ante Dios y María santísima por la paz en el mundo y por todas las comunidades. Por Nicaragua. Dios, cúbrenos con tu manto de piedad.
  • San Cayetano bendito, te pido con toda mi devoción me ayudes a cumplir el propósito de estar en este país lejos de todo aquello que no me dejaba salir adelante.

Oración Postcomunión

Te pedimos Virgencita, Madre de todos los pueblos, que ilumines a todos los que emigraron de su tierra por distintas razones y que encuentren en nosotros un corazón abierto que nos haga sentir hermanos. Que San Cayetano sea para todos los pueblos ejemplo de confianza en la Providencia de Dios y modelo de la misericordia encarnada que no deja a nadie a la vera del camino. Amén.

Padrenuestro. Ave Maria y Gloria.
Oración de San Cayetano
Himno a San Cayetano

Si no podés venir al Santuario, escuchá la Novena por Radio Pan y Trabajo desde las 19.